Escudo de la República de Colombia

La revelación del tiempo

LA REVELACIÓN DEL TIEMPO
Películas y fotografías
Hannah Collins

Septiembre 16 - noviembre 27 de 2010.
Museo de Arte de la Universidad Nacional de Colombia.
Exposición organizada por la Universidad Nacional de Colombia.
Producida por la Fundación "la Caixa" en colaboración con el Museo de Arte de la Dirección Nacional de Divulgación Cultural.
Curaduría / David Campany y María Belén Sáez de Ibarra.





Obras


La Mina 
(2001-2004)

Instalación audiovisual, 5 proyecciones simultáneas, 36’. Metraje original en 16 mm.

Instalación audiovisual, cinco proyecciones simultáneas, 36’, metraje original en 35 mm, 2001-2004. En 2001, Hannah Collins y su equipo filmaron catorce horas de metraje con película de 35 mm en una extensa zona de Barcelona habitada principalmente por la comunidad gitana. El film resultante se sitúa a medio camino entre el documental de observación y un enfoque más basado en la actuación y la colaboración. Aunque algunas escenas se planificaron y se interpretaron, otras son situaciones surgidas espontáneamente y captadas por la película.

La Mina huye de un punto de vista único. En este sentido, evita los retratos fijos y estrechos de miras sobre la vida actual de la comunidad gitana. En lugar de esto, Collins construye un film complejo, intrincado y rítmico basado en movimientos repetitivos y en el simbolismo de la propia ciudad. Alejándose de las pautas de cine y de los documentales convencionales, La Mina presenta a los espectadores un atractivo puzzle social, estético, político y ético a la vez.
David Campany






Soledad y Compañía (2008)

Proyección en alta definición. Metraje original en 16 mm. 18 textos impresos en lino tratado.

En el desmenuzado interior de la fábrica La Tossée, durante dos noches y días, los residentes de Roubaix reviven sus sueños. Cambiando poco a poco, el telón de fondo es una película que recurre 24 horas.

Todos los soñadores tienen una conexión con Argelia y los sueños viajan a menudo hasta sitios inaccesibles en la vida cotidiana: mientras un hombre se encuentra sobrevolando su casa en Argelia, otro soñador se convierte en el Presidente de Francia, capaz de alterar y cambiar el país a voluntad.

Los otros sueños se liberan de su ámbito privado y nocturno mientras la fábrica abandonada y descuidada se hace visible.

Mientras la noche lentamente se convierte en día, el sonido nos guía a través de nuestras reacciones frente a un tiempo cambiando despacio, donde la única acción es el sonido.
Hannah Collins 






Paralelo (2007)

Instalación audiovisual, 3 proyecciones simultáneas en alta definición, 28’. Metraje original en súper 16 mm.

Paralelo habla del movimiento migratorio en Europa y del necesario acto de reinvención que a menudo comporta. La instalación multipantalla recoge las experiencias de unos inmigrantes que entran en contacto con un entorno nuevo y muestra como se adaptan, juntamente con otros que se encuentran en su misma situación. El hecho de dejar la sociedad de donde vienen obliga a los inmigrantes a crearse una nueva manera de vivir, superando a menudo las dificultades a medida que buscan la manera de abrirse camino en la nueva realidad. Cada uno de los protagonistas de Paralelo encarna el doble mundo de los inmigrantes, que personifican unas costumbres y una memoria mientras adquieren otros hábitos actuales. Con el uso de diversas pantallas, se sustituye el punto de vista único por otra forma de observar situaciones similares y por una forma de vivir en lugares y circunstancias diferentes de manera simultánea.

La ciudad como entorno multicultural. La galería ofrece una visión continua y contextualizada de tres vidas desplazadas, diferentes, pero que se encuentran en la pantalla. Esta casualidad es equivalente a la que ha regido en todos los cambios de sus nuevas vidas. El protagonista de cada ciudad ofrece una mirada a su cotidianidad y da voz a los pequeños hechos incidentales que componen la sustancia de las horas, las noches y los días de sus vidas. La obra es un tributo a los desplazados y a sus estilos de vida y también representa una humanización de la cotidianidad. Esto me permitió acercarme a personas que quizás alejamos de nuestras vidas cuando, sin que establezcamos con ellas ningún tipo de contacto, nos sirven la comida, nos piden dinero en la calle o hacen cola en la oficina de correos. Parece que vivan al margen a pesar de que están en nuestra casa, van al mismo médico que nosotros, son clientes de nuestro banco y también compran muebles para su casa.

La instalación muestra una realidad muy concreta y la relaciona con nuestra noción de inmigración. Las vidas íntimas de estas personas son llevadas a un espacio en el que se entrecruzan, por medio de una dinámica sobre todo visual. Las relaciones fortuitas que caracterizan estas vidas son el eje central de toda la obra. Las pantallas reflejan imágenes de manera independiente pero también hacen de espejo la una de la otra, creando un todo.

Ciudades y pantallas. Las tres ciudades escogidas son Roma, Madrid y Londres. Las tres forman parte de la noción de fortaleza europea y sufren oleadas de inmigración, de manera que han de hacer todo tipo de esfuerzos para poder alojar a los recién llegados y reformular sus actitudes hacia su propia identidad.
Hannah Collins






Lulo (2009)

9 Impresiones cromogéneas. 1,30 x 1,30 m. cada una.

Mi primer contacto con Colombia fue a través del lulo. Es uno de los 32 ingredientes de la cocina de El Bulli, el restaurante en Catalunya, España, donde Ferran Adrià ha inventado otro tipo de relación con la comida y que me confió fotografiar. Entre los ingredientes seleccionados pueden encontrarse productos como la leche, modesto pero de profunda carga simbólica, con la que el hombre siempre ha establecido una relación de simbiosis que ya puede verse en la Biblia; hasta otros rara vez asociados con la cocina como la anémona, criatura marina primitiva que protagoniza uno de los relatos de Italo Calvino en Las Cosmicómicas. Personalmente la tarea de fotografiar el lulo estaba íntimamente relacionada con el encuentro ante la totalidad de naturaleza de la planta, establecida en el interior y sobre la tierra. El viaje para llegar a la planta forma parte de la experiencia -la profunda Colombia rural posee una fuerte identidad, muy aislada por la violencia con la que se ha visto enfrentada en los últimos 40 años, a la vez que increíblemente rica en vida, en sus propias costumbres culturales y ambiente natural. Esto es lo que traté de documentar -así como el propio camino que recorrerá la fruta si va a ser consumida en Colombia como el acondicionamiento que implica su viaje al extranjero. También he pensado en cómo cada cosa nos remite a muchas otras –la comida se convierte en una red increíblemente compleja. Los productos abandonan sus orígenes el lugar en el que en armonía con el entorno son ellos mismo, para llegar a su destino final, donde el hombre los utiliza, los combina, los consume. Hannah Collins.






Road to Mvezo
(2007-2008)

4 fotografías en gran formato sobre papel de algodón.

Una serie de obras realizadas en Sudáfrica durante el viaje a Mvezo, Transvaal, el lugar de nacimiento de Nelson Mandela.

Obras de gran formato impresas en papel de algodón usando pigmentos y colgadas directamente en la pared. 






Transmigration
(2011)

4 intervenciones en muro.

Una intervención que da cuenta del tránsito de la gente del campo a la ciudad de Bogotá.Este proyecto fue realizado en colaboración con LESIVO.