Escudo de la República de Colombia

XVI FITB 2018 / TECLAS NEGRAS Y TECLAS BLANCAS:
LA LUCHA DE NINA SIMONE.
Conversatorio: Álvaro Restrepo y Marie France Delieuvin

 
 
Sábado 24 de marzo de 2018, 11:00 a.m.
Sala de Conferencias.
2° piso del Auditorio León de Greiff.
Entrada libre.
 
Organiza
Corporación Festival Iberoamericano de Teatro de Bogotá en alianza con la Dirección de Patrimonio Cultural de la Universidad Nacional de Colombia

XVI FITB 2018 / Teclas Negras y Teclas Blancas: La lucha de Nina Simone

Conversatorio sobre el proceso de conocimiento y compenetración con el universo de Nina Simone –cantante, compositora y pianista estadounidense– y del poeta de Martinica Aimé Cesáire; y sobre la aventura de la creación de la obra Negra/Ánger.

Álvaro Restrepo (Colombia) y Marie France Delieuvin (Francia)

El bailarín y coreógrafo y padagogo colombiano, nacido en Cartagena de Indias en 1957, cuando era menor, ya demostraba ser una persona de una gran sensibilidad social. Trabajó como voluntario en Bosconia, un famoso programa para niños indigentes en Bogotá. Esa experiencia lo marcó y lo llevó a preocuparse especialmente por las tragedias de la infancia marginada. Restrepo se formó en Nueva York y cosechó sus primeros triunfos en Europa.

Entró a estudiar danza contemporánea con los más grandes artistas de Nueva York y estuvo becado en la escuela de Marta Graham, quien le dictó algunas clases al igual que Merce Cunningham. Se dio a conocer con Rebis, un homenaje a Lorca, pero en 1993, movido por su sensibilidad social, decidió dejar sus ambiciones en tierras extranjeras y venir a su país para abrir una escuela de danza contemporánea para niños de escasos recursos, de entre 10 y 12 años.

Con tal propósito, se asoció con Marie-France Delieuvin, directora de estudios del Centro Nacional de Danza Contemporánea de Angers, Francia y sembraron la semilla del baile en Cali y Bogotá. En 1997 empezaron el Proyecto El Puente en Cartagena. Fueron al Colegio Inem de Cartagena y trabajaron con 480 niños pobres, de los cuales escogieron a los más talentosos y dedicados, noventa niños que encontraron en el baile una manera de expresarse libremente y de buscar sus raíces culturales. Veintidós de esos niños terminaron conformando el “Grupo Piloto Experimental del Colegio del Cuerpo”, cuya sede es el claustro colonial del convento de San Francisco, una construcción del siglo XVI que les alquiló la Fundación Social de la orden de los jesuitas para que allí practicaran. El Colegio del Cuerpo ha estado en dos festivales de artes en Cartagena realizados en 1998 y 1999, así como en múltiples lugares de Colombia y Europa.